Novedades Fundación TOVPIL

La Fe, don de Dios


Sin duda, la fe de parte de Dios es don, el primer don. Y de parte del creyente hay un hermoso y fundamental acto de gratuidad. Es gratuito de parte del hombre porque, para dar esa adhesión vital, el creyente no dispone de motivos empíricos ni de razones aquietantes. En plena oscuridad, se lanza a los brazos del Padre, a quién no ve, sin tener otro motivo y otra seguridad que su Palabra. Hay mucha gratuidad (y mérito), de parte del hombre, en el acto de fe. Y repetimos, es el máximo acto de amor.




Se desprende que claramente la fe adulta no es principalmente adherencia intelectual a las verdades, doctrina y dogmas sino adhesión vital y comprometedora a una persona. Se trata de asumir a una Persona, y al asumirla se asume también toda su Palabra que condiciona y transforma la vida del creyente.


El creyente que se entrega salta por encima de los procesos mentales, por encima de los problemas, sobre fórmulas y contenido… y “alcanzan” a Dios, y así el Señor se transforma en certeza.


La seguridad que no pudo dar el raciocinio, la da Aquel mismo que es el Contenido de la fe, a condición de que haya sido aceptado por medio de una entrega “obsequiosa” e incondicional.


Y así el salmista nos afirmará que La noche no es oscura para ti, La noche es clara como el día (Salmo 138)

Extractado del libro Muéstrame tu Rostro por Ignacio Larrañaga

Fundación TOVPIL

Fundación Talleres de Oración y Vida
Padre Ignacio Larrañaga

Contacto

El Rodeo 13555 Lo Barnechea. Santiago, Chile

 

fundaciontovpil@gmail.com

 

56 222458407

Siguenos en
  • Twitter Icono blanco

© 2020 Fundación TOVPIL by Awesome Design