Novedades Fundación TOVPIL

Un pobre entre los pobres


La descripción poética más hermosa y cargada de sentido de la Biblia, sobre la figura eterna del Pobre de Dios, es esta: “He aquí mi Siervo amado... No gritará ni alzará el tono, nadie oirá su voz en la calle. No cascará la caña quebrada, y no apagará la mecha mortecina” (Is. 42, 1-3).

Estamos ante la figura conmovedora del Pobre de Nazaret: un pobre entre los pobres, revestido de mansedumbre y misericordia. Su voz es dulce como el aliento de la brisa que pasa. Igual que las estrellas cuando se hunden en la silenciosa profundidad, nadie en la calle escuchará su voz en el viento. Pasó entre nosotros, en alas de la noche, envuelto en el manto del silencio, derramando a su paso luceros y semillas.

Pasará por encima de la caña quebrada con la suavidad de una mariposa, y no soplará, como el viento de tormenta, sobre la mecha humeante. Fue por las plazas y mercados, recogiendo lágrimas y trocándolas en perlas. Hizo del silencio su morada y nadie escuchó su grito en la noche.

Con todo ello quiso decir el profeta que Cristo no tomó tono de autoridad ni levantó la voz, que habló con silenciosa mansedumbre y benignidad, que donde había una caña piso­teada no la maltrató para reducirla a polvo, sino que se inclinó al suelo para recomponerla con manos delicadas, y a la mecha humeante insufló delicadamente espíritu y vida. Todo ello era un símbolo poético de cómo contempló Isaías a Jesús: Siervo de Dios, vestido de silencio y dulzura.

De Cartas Circulares 1- 28 de padre Ignacio Larrañaga

Fundación TOVPIL

Fundación Talleres de Oración y Vida
Padre Ignacio Larrañaga

Contacto

El Rodeo 13555 Lo Barnechea. Santiago, Chile

 

fundaciontovpil@gmail.com

 

56 222458407

Siguenos en
  • Twitter Icono blanco

© 2020 Fundación TOVPIL by Awesome Design