Novedades Fundación TOVPIL

Tú en mi, Señor


Derrama sobre mí, Dios mío, las aguas de todas las fuentes sagradas para que yo quede puro como una criatura recién nacida. Insisto: no te canses: vuelve a sumergirme en las aguas purificadoras de Tu misericordia. Lávame una y otra vez, y verás cómo mi alma queda más blanca que la nieve de las montañas (51 v. 9).

Despierta en mí, Dios mío, todas las arpas de la alegría; pulsa las cuerdas del gozo en mis entrañas más íntimas; los huesos humillados levanten la cabeza para entonar el himno de la alegría; mi alma que fue abatida por la tristeza y la vergüenza, ahora, al ser visitada por la Misericordia, pueda beber el agua fresca de la alegría (v. 10).


Retira tu mirada de estas llagas, o mejor, míralas con ternura, tu ternura sanadora. De nuevo te pido: barre y borra las señales, las cicatrices que dejaron en mí los quebrantos y las culpas (v. 11).


Realiza en mí una nueva creación.



Del libro Salmos para la vida de p. Ignacio Larrañaga


Pag 101 TOV cap 7 Las misericordias del Sr. Salmo 51