Novedades Fundación TOVPIL

Misericordia


Es de la sensibilidad y la apertura, de la comprensión y de la inclinación hacia los que sufren, de donde se origina la preciosa palabra "misericordia", que indica un estremecimiento o sensibilización del corazón.


Y de esto se trata, antes de mover los brazos es necesario que haya un movimiento del corazón, una donación desinteresada del yo, una inclinación de todo el ser como en el caso del samaritano.

El que está familiarizado con el sufrimiento no podrá darse el lujo de pasar de largo.

Y por eso, naturalmente, estamos diciendo que el sufrimiento produce en la humanidad un gran movimiento de Pascua, saca a las personas de sus posiciones egocéntricas hacia los demás atribulados como en una cruzada general de solidaridad.


Por esta razón el Concilio Vaticano II dirá también que el cristiano no puede encontrar su plenitud si no es en la entrega de sí mismo a los demás.






Del libro El arte de ser feliz de padre Ignacio Larrañaga