Novedades Fundación TOVPIL

Hágase en mí


María se mueve en el espíritu de los Pobres de Dios y, me parece, con esa afirmación, "Hágase en mí", la Madre se ofrece como territorio libre y disponible. Y, de esta manera, expresa tremenda confianza, un abandono audaz y temerario en las manos del Padre, pase lo que pase, aceptando todos los riesgos, sometiéndose a todas las eventualidades y emergencias que el futuro pueda traer.

Con su hágase, María decía de hecho amén a la noche de Belén sin casa, sin cuna, sin matrona —aunque ella no tuviera conciencia explícita de esos detalles—, amén a la fuga de unEgipto desconocido y hostil, amén al silencio de Dios durante los treinta años, amén a la hostilidad de los sanedritas, amén cuando las fuerzas políticas, religiosas y militares arrastraran a Jesús al torrente de la crucifixión y de la muerte, amén a todo cuanto elPadre disponga o permita y que ella no pueda mudar.


En una palabra, la Madre con su hágase entra de lleno en la caudalosa y profunda corriente de los Pobres de Dios, los que nunca preguntan, cuestionan o protestan, sino que se abandonan en silencio y depositan su confianza en las manos todopoderosas y todocariñosas de su querido Señor y Padre.



Extractado del libro El silencio de María de Padre Ignacio Larrañaga